Cursosypostgrados CURSOSYPOSTGRADOS.COM
Notario
Sara García

La notaria es aquella persona que certifica la legalidad y veracidad de un documento; se trata de una figura imprescindible para la tramitación de cualquier operación legal y/o financiera que necesite contar con una garantía administrativa y certificación de su seguridad jurídica. Una profesión dinámica en la que serás tu propia jefa y jamás te preocupará el desempleo o la falta de recursos.

Funciones: Notario

Un notario o una notaria se encargan de aportar seguridad jurídica y dar fe pública sobre relaciones de cualquier naturaleza en el ámbito del derecho privado. Se trata de funcionarios públicos del Estado, y en la práctica se ocupan de acreditar la exactitud de unos determinados, de garantizar la autenticidad del documento y dar fuerza probatoria a la voluntad de las partes que intervengan ante él. Estos profesionales expertos en Derecho pertenecen a la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN), y por tanto dependen del Ministerio de Justicia. Tiene sentido, ya que es la legislación española la que impone la exigencia de una escritura pública tramitada en exclusiva por una profesional de la notaría para poder proceder a su inscripción en cualquier registro (Civil, Mercantil o de la Propiedad).

Pero no se queda todo aquí; los notarios tienen otros objetivos adicionales, como los de asesorar y colaborar con las instituciones públicas. En España hay un montón de notarios: más de 3.000, agrupados en los diecisiete colegios profesionales de las diecisiete comunidades autónomas.

Sus funciones serían: 

- Aportar seguridad jurídica. La firma de este profesional es la garantía de que un contrato, declaración, negocio… se ajusta a la realidad y se toma en cuenta conforme a la legalidad vigente. De esta manera, las escrituras públicas ofrecen garantía y credibilidad absolutas ante un tribunal. 
- Tramitan la documentación necesaria para la hipoteca. Además de elaborar la documentación necesaria y dar fe durante el proceso, los compradores siempre tienen la prerrogativa de poder recibir asesoramiento legal y gratuito por un notario acerca de los asuntos más relevantes del préstamo, las condiciones hipotecarias, sus derechos como consumidor...
- Últimas voluntades y herencias. Tanto para la guarda, apertura y publicación de testamentos como para la gestión de bienes en caso de fallecimiento sin última voluntad, en todos estos procedimientos es necesario un notario. 
Registro, estatutos y constitución de sociedades. Tanto si se inicia como si se disuelve, cualquier modificación en la estructura de una empresa es necesario hacerlo constar a través de notaría. 
Adquisiciones, compraventas, donaciones. 
Acuerdos de diferente índole en el ámbito privado. 
Verificaciones de autenticidad. En los casos en los que deba dar fe de la autenticidad de un documento, la notaria emitirá un informe.
Emisiones de Poderes. Un poder es un documento que autoriza a otra persona a llevar a cabo acciones administrativas o legales en nombre de otra persona física o jurídica.
Matrimonios, separaciones y Divorcios. Desde 2015, es posible casarse ante notario, o divorciarse si no existen hijos menores de edad. 

La notaria o el notario, por tanto, han de ser profesionales que muestren un alto nivel de responsabilidad y circunspección, pues serán las encargadas de dar fe pública y proveer la más alta certificación documental. Así, se hace necesario regular al acceso a una profesión con tanta potestad en la vida pública, y los requisitos de acceso están claramente especificados. En primer lugar, si estás pensando en hacerte notaria debes cumplir una serie de requisitos: tener nacionalidad española, no tener antecedentes, estar en posesión de un título de licenciatura, doctorado o grado en Derecho y aprobar las oposiciones a notaría pública cuya convocatoria se realiza cada dos años aproximadamente.

Si te interesa ir preparándote, es posible consultar en el BOE el temario en el que se basarán las pruebas, pero no te asustes: es muy extenso y normalmente lleva entre cuatro y cinco años de estudio diario y esfuerzo constante. Generalmente, lo recomendable es encontrar una academia de confianza o dirigirse al colegio de notarios local y solicitar los servicios de un preparador o tutor (profesional de la notaría) que servirá de apoyo y referencia para solventar dudas durante todo el proceso de preparación de las oposiciones.

La oposición.

Tras meses de paciencia y perseverancia, llega el momento de enfrentarse al examen. ¿Cómo es? La oposición se divide en cuatro ejercicios o pruebas que versarán sobre los siguientes temas:

Primera prueba. Derecho Civil y Legislación Fiscal.
Segunda prueba. Derecho Mercantil, Legislación hipotecaria, Legislación Notarial, Derecho Procesal y Derecho Administrativo.
Tercera prueba. Resolución y exposición de un caso práctico jurídico.
Cuarta prueba. Matemáticas Financieras.

La preparación de unas oposiciones como estas exigirá mucho de ti, no solo a nivel intelectual sino en algo más importante que no se enseña en ninguna universidad: la gestión emocional; deberás aprender a conocerte, a administrar tus tiempos y a dosificar el ocio y el descanso para aumentar tu rendimiento bajo cualquier circunstancia, habilidades todas imprescindibles para convertirte en un profesional de cualquier rama y dar lo mejor de ti en cualquier campo. 

Estadísticas Notario

Las oposiciones a notaría suelen convocarse cada dos años, y es habitual que aparezcan en años alternos a las de Registradora de la Propiedad. Desde 2010, el número de plazas ofertadas ha ido en aumento; aunque anteriormente a esa fecha las cifras eran mucho menores, actualmente suele oscilar entre 100 y 150.

La demanda se ha reducido, además, en los últimos años: si durante los noventa se presentaban de media unos 1.500 aspirantes cada convocatoria, en la última solo se inscribieron 830 personas, quizá debido a las exigencias pero también motivado por un descenso en el número de graduados en Derecho. La progresión de nuestra población, además, unida a todas estas circunstancias, parece que va a dejar bastantes huecos profesionales por cubrir. 

En cuanto al género, la situación ha cambiado drásticamente y aparece una mayoría de mujeres entre las aspirantes a obtener el título de notaría. De un de un 40% de los candidatos en 1993 las mujeres han pasado a ser un 56% en 2009, y en 2018 obtuvieron plaza 52 mujeres frente a 33 hombres.

Es conveniente señalar, por otra parte, que la entrada en vigor de la Ley de Jurisdicción Voluntaria amplió el rango de actuación de las notarias y tuvo como consecuencia la desjucialización de conflictos que no eran propiamente de naturaleza jurídica. Hasta 2020, las profesionales de la notaría en España han llevado a cabo más de 131.000 actos de jurisdicción voluntaria, incluyendo una mayoría de ellos dedicados a asuntos familiares (matrimonios, divorcios o separaciones) que suponen un 54% del total. El 20% correspondería a sucesiones, herencias o declaraciones de herederos y el resto lo constituyen diferentes actuaciones rutinarias como los expedientes de dominio o la reclamación de deudas. 

Por tanto, parece que el aumento de la demanda de servicios de notaría y la caída en el número de aspirantes que se preparan para desempeñar esta labor conforman un panorama muy positivo para las futuras notarias en este país. Se trata de una labor muy necesaria y útil para regular las actividades humanas, y la cantidad de profesionales cualificados es cada vez menor. 

 

Perspectiva Salarial Notario

Aunque la creencia popular de que el ejercicio de la notaría conlleva grandes beneficios económicos, en realidad estos dependen de la actividad que lleve a cabo el profesional, quien cobra por servicios y no dispone de una nómina fija. Dependen de que sus servicios sean requeridos. Además, su retribución puede variar en función de la ciudad donde ejerza o la notaría en la que se empleen, las tarifas de los servicios demandados o la cantidad de documentación que generen. 

Si se trata de un profesional independiente, debe correr con los gastos de manutención del negocio, el pago a proveedores y las nóminas de sus trabajadores, y los aranceles que se aplican a sus actuaciones no son demasiado altos: las capitulaciones matrimoniales cuestan 30 euros y la firma para constituir una sociedad que no supere los 30.000 euros de capital, por ejemplo, sería de 150€. 

Sin embargo, el volumen de clientes y operaciones requeridas es muy alto, por lo que el salario medio de una notaria puede alcanzar los 150.000 euros al año. 

  • Comparte

Anterior salida profesional

ALERGÓLOGO

Cursos Relacionados

Grado en Derecho

Universidad Internacional Valenciana (VIU)

Grado en Derecho

    Categorías

  • Derecho 9
  • Derecho Empresarial 11
  • Derecho Internacional 12
  • Derecho Laboral 4
  • Derecho Penal 3
  • Fiscalidad 5

Profesiones Relacionadas

profesiones
ABOGADO DE ESTADO
2020-09-23 17:09:44

Tags

  • notario
  • notaria

Buscador de cursos