Para ser escolta privado, el candidato deberá superar una formación específica y unas pruebas teórico-prácticas que le capaciten para su ejercicio profesional. Este oficio es uno de los más valorados dentro del sector de la seguridad privada.

Como ser Escolta
Maria Corral


Funciones: Escolta

¿Tee has preguntado alguna vez cómo sería trabajar como escolta? Si es así, quizá te interese esta profesión.

La función principal de estos profesionales de la seguridad es la de acompañar, defender y, en definitiva, proteger a personalidades normalmente importantes, evitando que reciban agresiones de ningún tipo. Los escoltas defienden la vida e integridad física de la persona a la que defienden, aunque su trabajo tiene ciertas limitaciones. Los escoltas han de proteger, pero en ningún caso pueden realizar detenciones, interrogatorios, etc., es decir, ninguna labor que corresponda a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a no ser que sea sumamente imprescindible, y en ese caso con la consiguiente e inmediata comunicación a los mismos. 

Políticos, famosos, altos empresarios... esta clase de personalidades siempre cuentan con los servicios de escoltas profesionales. Pero ojo: ser escolta privado no es lo mismo que ser vigilante de seguridad. El escolta es un profesional capacitado para minimizar situaciones peligrosas o de cierto riesgo. Su formación le capacita para el combate cuerpo a cuerpo, el uso de armas blancas o de fuego, al contrario que los vigilantes de seguridad. 

El empleo de escolta privado es uno de los más cotizados en la actualidad dentro del ámbito de la seguridad privada, ¿pero cómo formarse para ello?



Estudios Necesarios

Para ser escolta privado, los usuarios tienen que superar los módulos profesionales de formación para vigilantes de seguridad.  A su vez, también deben superar los módulos complementarios y específicos de formación para escoltas privados, de 60 horas de duración. Pero al margen de la formación, un escolta privado debe reunir los siguientes requisitos para poder ejercer: 

  • Ser mayor de edad. 

  • Tener la nacionalidad española o de algún Estado miembro de la UE o de un Estado que forme parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo.

  • Tener el título de Educación Secundaria Obligatoria, de Técnico o equivalentes. 

  • Poseer la aptitud psicofísica necesaria para tener y usar armas y para prestar servicios de seguridad privada.

  • No tener antecedentes penales por delitos dolosos.

  • No haber sido condenado.

  • No haber sido sancionado.

  • No haber sido separado del servicio en las Fuerzas Armadas o en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas o del país de su nacionalidad.

  • Poseer la certificación de haber superado los cursos correspondientes a la Seguridad Privada en algún centro de formación homologado..

  • Tener una estatura mínima de 1,70 metros en el caso de los hombres y de 1,65 en el caso de las mujeres.

Si se cumplen los requisitos y se ha obtenido la certificación necesaria, los candidatos tendrán que superar unas pruebas de aptitud o ejercicios teórico-prácticos que se fijen en la Resolución de la Secretaría de Estado de Seguridad por la que se convoquen las pruebas de selección para escoltas privados.

Tras la realización de estas pruebas, el Tribunal, a través de la Dirección General de la Policía. elevará la propuesta al Secretario de Estado de Seguridad con los participantes que las hayan superado y hayan sido declarado aptos. 

Estas pruebas finalmente habilitarán al candidato para el ejercicio de la profesión, y después se le expedirá una tarjeta de identidad profesional regulada según el Reglamento de Seguridad Privada. 


Datos y Estadísticas

Las personas que se dediquen a la prestación de servicios como escoltas privados deben ser contratadas por mediación de una empresa que esté debidamente homologada por la Dirección General de Seguridad.

Por otro lado, cabe destacar que si hay algo en lo que coinciden las personas que se forman en este ámbito, es en la estabilidad laboral de este oficio. El empleo como escolta es, a día de hoy, uno de los más cotizados dentro de la seguridad privada. Sin embargo, no hay tantos profesionales de la seguridad privada como antaño. A este dato podemos darle una vuelta de tuerca: quizá sea buen momento para formarse como escolta, ya que la demanda es alta y no hay tantos profesionales como antes. Si te formas en seguridad privada, probablemente te sea fácil encontrar empleo. 

Debido a sus funciones y los altos cargos que protegen, el empleo de los escoltas privados cuenta con sueldos desde luego competitivos dentro del sector de la seguridad privada. 


Perspectiva Salarial de Escolta

El salario medio de los escoltas privados se sitúa entre los 35.000 y los 40.000 euros anuales. Desde luego, son cifras a tener muy en cuenta si te interesa esta profesión.

  • Comparte


Profesiones Relacionadas