Cursosypostgrados CURSOSYPOSTGRADOS.COM
Montador Industrial Assembler
Sara García

El Montador Industrial es una pieza clave para la instalación y explotación industrial de fábricas, cadenas de montaje, líneas de producción automatizadas o almacenes. Debido a la necesidad de recuperación y aumento de la productividad en el sector industrial, las medidas económicas destinadas a incentivar las actividades industriales así como las encaminadas hacia el autoconsumo como oportunidad, convertirán a este profesional en uno de los más demandados.


Funciones: Montador Industrial

Comenzar a construir algo desde cero siempre resulta una tarea a la que enfrentarse con paciencia y buena disposición, pero cuando se trata de instalaciones industriales resulta aún más necesario atender a todos los detalles y al correcto ensamblaje de piezas, al emplazamiento de equipos más idóneo y a la comprobación de que cada componente se encuentra en su sitio, pues de todo ello dependerá una puesta en marcha de la producción segura, limpia y eficiente.

Por tanto, el/la montador/a industrial es el o la profesional que se responsabiliza del montaje de instalaciones, maquinaria o sistemas industriales, y puede llevar a cabo su labor en su propio taller o empresa si se trata de piezas transportables o, lo más frecuente, en las instalaciones del cliente. Este profesional del ensamblaje industrial es en realidad un técnico multifuncional y su perfil combina competencias y habilidades diferentes pero complementarias: mecánica, electricidad, electrónica, prevención de riesgos, gestión fotovoltaica, sistemas de refrigeración o térmicos, ensamblaje e instalación de líneas de producción... pero también cualidades como la flexibilidad, la responsabilidad y, sobre todo, la resolución ágil de incidencias, conflictos y demas imprevistos. Además, al ser la persona que se encarga de planificar el montaje de las instalaciones, se encargará de dirigir una cuadrilla de operarios y montadores de diferentes especialidades: mecánico, electricista, soldador...

En general, las funciones de un Montador Industrial serían: 

- Comprueba las instalaciones y estudia el lugar, en función de los recursos y las tomas de energía disponibles, para diseñar el plan de montaje más adecuado.
Coordina a todos los miembros del equipo y comprueba que los materiales, herramientas y equipación técnica son los necesarios y están en perfectas condiciones. Gestiona la logística en caso de que se necesite adquirir más materiales o alquilar equipos adicionales.
- Organiza y prioriza las fases del montaje.
- Durante el montaje de la maquinaria presta especial atención a las instrucciones recibidas de la dirección técnica del proyecto, y al deadline o plazo de entrega o ejecución establecido, valorando la posibilidad de retraso.
- Se ocupa de solucionar cualquier incidencia o conflicto que pudiera aparecer durante el proceso de montaje.
- Lleva a cabo tests y pruebas específicas para comprobar que todo funciona correctamente, y antes de cerrar el proceso pone en marcha toda la maquinaria o instalación ante el cliente o jefe de obra. 
- Se responsabiliza de que se cumpla toda normativa o reglamentación de prevención de riesgos laborales entre contratistas y subcontratistas.
- Una vez finalizado el montaje, se ocupa de devolver equipos y materiales.



Estudios Necesarios

El profesional de la instalación y montaje de estructuras y maquinaria industrial puede obtener la certificación profesional básica IMAQ0108 para comenzar a desempeñar esta labor a través de cursos y formaciones gratuitas subvencionadas por el servicio de empleo o diversas instituciones y organismos, pero, debido al actual contexto económico, nuestra recomendación es que adquieras todas las habilidades posibles mediante ciclos formativos profesionales acreditados por la autoridad oficial, para poder aportar una ventaja competitiva a tu perfil. 

Existen varios ciclos de formación profesional que te proveerán de las competencias necesarias para desarrollar la actividad de instalación y montaje industrial: 

Técnico en Instalación y Mantenimiento Electromecánico de Maquinaria y Conducción de Líneas (LOGSE)
- Fabricación y Montaje
- Montaje y Mantenimiento de Instalaciones de Frío, Climatización y Producción de Calor (LOGSE)
- Instalaciones Frigoríficas y de Climatización (LOE)
- Instalaciones de Producción de Calor (LOE)
- Desarrollo de Proyectos de Instalaciones de Fluídos, Térmicas y de Manutención (LOGSE)
- Mantenimiento y Montaje de Instalaciones de Edificio y Proceso (LOGSE)
Prevención de Riesgos Profesionales (LOGSE)
- Desarrollo de Proyectos de Instalaciones Térmicas y de Fluidos (LOE)
Mecatrónica Industrial (LOE)

Aunque la formación más específica para trabajar como Montador/a Industrial sea la primera (Técnico en Instalación y Mantenimiento Electromecánico de Maquinaria y Conducción de Líneas), todos los conocimientos específicos acerca de instalaciones de diferente naturaleza (térmica, de fluidos, frigoríficas y de calefacción...) aportarán un nivel mayor de expertise y know how, sobre todo si las acompañas con experiencia real en el sector. Toda profundización en procesos, herramientas y sistemas eléctricos serán muy útiles, así como las acreditaciones en Seguridad y Prevención de Riesgos y normativa medioambiental, requeridas en la mayoría de los empleos. Además, los idiomas (inglés, alemán, francés o portugués) te darán mayor ventaja competitiva, ya que cada vez es más frecuente la internacionalización en cuadrillas y grupos de trabajo. 

 


Datos y Estadísticas

La industria española lleva unos años intentando recuperar todo lo perdido entre 2008 y 2013, cuando la crisis económica dejó un panorama industrial casi desolador. En 2013, la Comunidad Europea abogó por la adopción de un compromiso común para incrementar la actividad industrial hasta conseguir que represente el 20% del PIB. De momento, los últimos datos proporcionados por la Encuesta de Población Activa reflejan una considerable pérdida de empleos, 596.711 en 2018 desde el comienzo de la anterior crisis económica. Así, aunque España aún continúa remontando lentamente y el peso del sector industrial supuso tan solo el 16,3% del PIB en 2019, el Ministerio de Industria ha estado implementando políticas que incentiven al sector y continuará haciéndolo con el objetivo de incrementar la producción durante la próxima década. 
 

Entonces, ¿la cosa está fatal para encontrar trabajo?

No, no tanto. Aunque el nivel de aportación de la industria al PIB se ha reducido bastante, eso no significa que el sector se encuentre en un atolladero, si no que, más bien, se encuentra inmerso en un proceso transformador del mercado global y, por tanto, este alto en el camino supone la aparición de una ventana de oportunidad para reformar la industria, renovar sus estructuras e introducir mejoras que dinamicen la actividad y generen mayor productividad. El cambio tecnológico ya está aquí, y la innovación e investigación en energías renovables ya ha dado como resultado la aparición de una tecnología más barata y menos contaminante que la que proporcionan los combustibles fósiles: la energía fotovoltaica, que permite reducir costes e impacto medioambiental a través de un modelo de autoconsumo

Las políticas incentivadoras introducidas en el sector se dieron a conocer en el informe publicado en febrero de 2019: Directrices generales de la nueva política industrial española 2030, que explica cómo el autoconsumo fotovoltaico permite reducir la dependencia de redes de alta tensión y ahorrar en inversión pública, abaratando costes del desarrollo energético para industrias y familias. En opinión del Ministerio de Industria, estas regulaciones van a facilitar que la inversión y el impacto lleguen mucho antes de lo previsto en un país con una deuda pública moderada y necesaria para el crecimiento económico. 

¿Conclusión? 

Los esfuerzos por aumentar la actividad industrial, incentivar la transformación tecnológica del sector y orientarla hacia el desarrollo sostenible previsiblemente tendrán como resultado un aumento progresivo del volumen de facturación de la industria y la aparición o recuperación de nuevos subsectores -por ejemplo las energías renovables, la reconversión textil o la producción de material sanitario-, que conllevará un aumento en la demanda de profesionales cualificados y con formación específica. Y, además, estos resultados positivos pueden darse muy pronto debido a las características de nuestra economía, como avanza el Ministerio de Industria. 


Perspectiva Salarial de Montador Industrial

Debido a la especialización técnica del perfil y sus responsabilidades tanto en materia de seguridad como de eficiencia industrial, el montador o la montadora industrial percibirán un sueldo bastante atractivo, aunque siempre en función de la formación técnica y experiencia real del profesional, del equipo que gestione, su antigüedad en la empresa o el volumen de facturación de la empresa para la que trabaje. En general, la media salarial para un operario sin experiencia sería de entre 18.000 y 20.000 euros al año, mientras que un montador industrial que conoce los procesos actuales y acumula suficiente experiencia puede llegar a ganar 45.000 euros anuales.

Las tendencias alcistas y el impulso que suponen ciertas políticas o cambios en el modelo productivo hacen prever que en poco tiempo las empresas tendrán dificultades para encontrar profesionales con las capacidades necesarias para montar equipos y maquinaria industrial, por lo que puede ser una buena idea emplear un tiempo en adquirir experiencia e ir ahorrando para, en el momento justo, convertirse en un profesional independiente con medios y equipo propio, para poder dar servicio y aumentar tus rendimientos del trabajo. 

  • Comparte

Anterior salida profesional

OPERARIO RED DE DISTRIBUCION DE AGUA

Siguiente salida profesional

ALERGÓLOGO

    Categorías

  • Electromecánica 26

Profesiones Relacionadas

profesiones
REPARADOR DE ASCENSORES
2020-09-05 13:46:22

Tags

  • montaje industrial
  • montador industrial
  • instalaciones electricas

Buscador de cursos