Entramos en la recta final del año y muchos comienzan a revisar la lista de deseos que apuntaron para llevar a cabo este año. Aparecen las prisas por bajar esos kilos y a querer estar en forma a toda costa. Empezamos a pensar que ahora es el mejor momento para hacer caso a toda clase de dietas que han estado relegadas a un segundo plana durante todo el año.  Y de esta manera , las consultas de los nutricionistas se acaban llenando de pacientes en busca de la dieta perfecta, rápida y efectiva.

Te puede interesar-> Cursos de nutrición y dietética

Pero, ¿ cuál es la relación entre las dietas y la salud bucal?

Estos períodos de regímenes que aplicamos cuando implantamos una dieta en nuestra vida tienden a que disminuya la cantidad de saliva que producimos. Esto conlleva que seamos más propensos de desarrollar complicaciones bucodentales. Igual de importante es tener en cuenta que el deficit de calcio y de hierro durante el proceso dietético es alto. Entonces, a corto plazo nos podemos encontrar con gingivitis, periodoncitis o incluso caries. También hemos de tener en cuenta que muchas de estas dietas se basan en consumir frutas casi de manera excesiva . Esto acaba dañando los dientes y se notará sobretodo por el desgaste dental y falta de sensibilidad al ingerir bebidas calientes o frías.  Por lo tanto seguir una dieta sana y equilibrada no solo beneficia a nuestra salud en general sino también a nuestra salud bucodental.

Si quieres aprender más sobre salud dental-> cursos de higienista bucodental

¿Es el azúcar el enemigo número uno en toda dieta ?

El azúcar  es lo primero que eliminamos de cualquier dieta por el excesivo aporte calórico. Pero este producto no solo lo encontramos en los postres y golosinas sino que se encuentra en forma de almidón en muchos otros alimentos. El pan, la leche, los cereales, la fruta … alimentos necesarios para nuestra dieta equilibrada. Por tanto hay que tener cuidado de no picar entre horas pero es necesario comer de todo . Porque lo verdaderamente importante no son los alimentos sino las horas en las que los ingerimos. Por ejemplo se digiere mejor un postre a la hora de la comida que por la tarde ya que segrega más saliva y un mejor lavado de boca. Sin embargo hay que tener mucho cuidado con las bebidas cariogénicas  ya que están en aumento. El café, los zumos o las bebidas gaseosas van en aumento mientras que el consumo de agua o leche disminuye.

¿Qué alimentos debemos comer en una dieta par tener unos dientes fuertes?

Como ya hemos dicho anteriormente lo mejor es una dieta variada sin azúcares y con mucha fruta y verdura. Lo óptimo es cepillarse los dientes después de cada comida o de comer algún tipo de alimento. Beber agua es fundamental y seguir una rutina de higiene bucal para preservar los dientes lo máximo posible. Aquí te muestro una lista de  nutrientes y vitaminas muy buenos que te ayudarán a preservar la salud bucodental:

  • Flúor: protege los dientes
  • El calcio y Vitamina D: son importantes en el periodo de formación de los dientes
  • Vitamina C y K: Ayudan a proteger las encías
  • Vitamina B2: Proteger de aftas, úlceras o descamación de la mucosa de la cavidad oral, la lengua o los labios

 

 

 

Autor: PAULA MARTIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *