En la actualidad, la Educación es una de las herramientas más importantes para desarrollar nuestras aptitudes en el mercado laboral; así la figura del Orientador en la Mejora del Rendimiento Escolar se convierte en una figura imprescindible para la guía y consejo de los estudiantes a la hora de enfocar su propia carrera profesional.

Como ser Orientador Escolar
Sara García


Funciones: Orientador en la Mejora del Rendimiento Escolar

Muchos estudiantes no tienen una buena experiencia en sus años escolares. Diversos factores, como la situación socioeconómica o diferentes capacidades de aprendizaje, problemas familiares o pertenencia a hogares con recursos limitados hacen que el aprendizaje del currículo escolar sea mucho más difícil que en circunstancias normales. Por este motivo, el Orientador en la Mejora del Rendimiento Escolar es un trabajador esencial para lograr ayudar a los escolares a mejorar sus resultados, tanto a nivel de aprendizaje como de relaciones interpersonales. 

Si tu vocación es el sector de la formación y el apoyo terapéutico del aprendizaje hay muchos cursos de educación con los que convertirte en Orientador en la Mejora del Rendimiento Escolar está hecho para ti.
Como profesional, serás un gran apoyo para los estudiantes, tanto a nivel acadmico como ayudándolos en su desarrollo personal, emocional y confianza.

Como Orientador Escolar te ocuparás de velar por el bienestar de los estudiantes, escuchando sus preocupaciones de forma empática y sin juzgar. A lo largo de tu carrera es posible que te encuentres con problemas habituales en la edad escolar: acoso, depresión, baja autoestima, notas deficientes, problemas de aprendizaje y con los padres serán temas frecuentes, y deberás estar preparado para ayudarles a desarrollar una actitud positiva y realista en su relación con otros, hacia sus metas académicas y los conflictos emocionales que pudiera tener, sugiriendo el apoyo terapéutico si fuera necesario.

Pero, al margen de las buenas intenciones, te estarás preguntando cuáles son las tareas básicas encomendadas a un Orientador en la Mejora de Rendimiento Escolar. Aquí hay algunas, básicas:

- Ayudar los estudiantes a entender y superar sus problemas sociales o de comportamiento, a través de terapia individual o de grupo
- Aconsejar individualmente o en grupos pequeños según las necesidades
- Trabajar con los estudiantes para desarrollar habilidades básicas como organización, gestión de los tiempos y hábitos de estudio efectivos 
- Ayudar a los estudiantes a establecer metas académicas realistas y objetivos profesionales futuros, y a desarrollar una estrategia para lograrlos
- Evaluar las habilidades e intereses de los estudiantes a través de entrevistas en las que valorar sus aptitudes 
- Trabajar junto con los profesores, jefes de estudios, funcionarios y padres para ayudar a los estudiantes a conseguir sus objetivos
- Impartir talleres sobre temas como el bullying o acoso escolar, el abuso de sustancias estupefacientes o gestión de las emociones, así como cursos de desarrollo profesional futuro
- Identificar y realizar informes sobre posibles casos de negligencia o abuso 
- Proveer a estudiantes y padres de recursos fuera del circuito escolar para apoyo adicional, en caso de que fuera necesario 
- Identifica las necesidades especiales en materia de educación de los escolares
- Implementa estrategias de prevención del abandono y el fracaso escolar
- Orienta y prepara a los estudiantes para las tareas de búsqueda de empleo y desarrollo de su currículum



Estudios Necesarios

Lo cierto es que trabajar como Orientador en la Mejora del Rendimiento Escolar puede ser muy gratificante, en lo personal y lo profesional. Si ya te ha entrado el gusanillo y quieres encontrar tu camino en esta profesión, debes atender, en primer lugar, a cómo adquirir la formación adecuada. ¿Qué estudios son los indicados para ser Orientador en la Mejora del Rendimiento Escolar?

Para entrar en el circuito de la Educación Pública y acceder a un puesto de Orientador en la Mejora del Rendimiento Escolar, lo básico es que tengas un Grado Universitario en cualquier disciplina relacionada con la educación: Magisterio Infantil o Magisterio de Primaria, Pedagogía, Psicología o Psicopedagogía, además del Master de Formación del Profesorado, equivalente al antiguo CAP (anterior a 2009).

Desde los años 70 y la implantación de la Ley General de Educación, más tarde la LOGSE y la LOMCE, se desarrollaron los departamentos destinados a la Orientación en la Mejora del Rendimiento Escolar y se instauró el Consejo Orientador, estableciéndose además la formación necesaria para acceder a un puesto como Orientador. Sin embargo, además de la preparación básica, si quieres resaltar en las oposiciones por méritos o conocimientos, lo mejor es que curses un master para crearte un perfil diverso que incluya diferentes disciplinas: el asesoramiento psicoterapéutico, la mediación intrafamiliar, la atención a las dificultades de aprendizaje, la gestión de las emociones...

A tu disposición existe una amplia oferta de cursos de psicopedagogía ,  titulaciones de postgrado en Neuropsicología o cursos de educación especial  que te ayudarán a destacar en cualquier búsqueda de empleo o convocatoria de empleo público.

 Una vez dispones de la formación básica más la de postgrado, deberás presentarte a las oposiciones para Orientador Escolar; para ello, no podrás haber sido inhabilitado nunca para un cargo público, disponer de un certificado de penales limpio y no haber sido separado de ninguna administración pública. Las oposiciones consistirán en un examen acerca de 68 temas, además de los criterios fijados por cada Comunidad Autónoma.

Aunque también podrás acceder a un centro privado, cuya contratación es mucho más fácil, y se lleva a cabo desde la dirección del centro, a través de criterios propios. Así, también adquirirás experiencia y podrás sumar puntos para una posible convocatoria de plazas públicas.


Datos y Estadísticas

El empleo en Educación suele ser tradicionalmente uno de los más seguros y estables, ya que en nuestra avanzada sociedad la educación obligatoria resulta fundamental para lograr una sociedad democrática e igualitaria. El derecho a la educación de los niños es un derecho tan protegido que incluso durante la crisis del coronavirus se incidió en contratar a mayor número de profesores para que las ratios de alumnos en cada clase descendieran y pudieran continuar con su aprendizaje en circunstacias sanitarias seguras. 

Sin embargo, en España existe un problema de abandono y fracaso escolar bastante importante; el abandono temprano de los estudios supone un 16% del total de los estudiantes, cada año. Si trasladamos los números a la realidad, resulta que aproximadamente 529.000 personas entre los dieciocho y los veinticuatro años no disponen de estudios secundarios ni reciben formación alguna. Esta situación supone una grave anomalía dentro de la Unión Europea, ya que se trata de un desequilibrio con respecto al desarrollo socioeconómico del país.

Según los estudios de las últimas décadas, parece que el fracaso escolar empuja en muchas ocasiones a dejar los estudios antes de tiempo. Hasta un 40% de los chavales que dejan la escuela y abandonan todo tipo de formación no obtuvieron los resultados suficientes para graduarse en su ciclo de ESO. Además, las conclusiones de los sucesivos informes educativos indican que los alumnos que dejan la escuela y abandonan la formación muestran recuerdos negativos de sus relaciones con maestros y profesores y no dan importancia alguna a las materias impartidas para desarrollarse como personas. En muchas ocasiones referían mantener relaciones conflictivas con la familia y amigos, además de circunstancias socioeconómicas de riesgo de exclusión. 

De esta manera, tanto el mercado educativo como las instituciones encargadas de velar por la educación y el desarrollo humano de la población son conocedoras de la situación crítica y plantean reforzar las plantillas de los centros escolares con un mayor ratio de Orientadores en la Mejora del Rendimiento Escolar por alumnos. Por tanto, parece claro que la figura del Orientador en la Mejora del Rendimiento Escolar se convierte en imprescindible y resulta, por tanto, una opción profesional de gran futuro e importancia social

 


Perspectiva Salarial de Orientador en la Mejora del Rendimiento Escolar

El sueldo de este profesional se sitúa entre los 24.000 y 30.000 euros anuales, en función de la experiencia pero también del tipo de centro educativo (colegio público, instituto privado...) donde se desarrolle su labor profesional, así como dependiendo de la ciudad o comunidad autónoma en la que trabaje. En el sector público, a estas cantidades habrá que sumar diferentes complementos de productividad, y subidas por antigüedad, además de beneficios como días de asuntos propios o posibilidad de excedencias formativas. 

  • Comparte


Profesiones Relacionadas