A pesar de los tiempos que corren , de la tragedia que es tener  todo un país paralizado debemos ver el lado positivo a las cosas y pensar que todo esto pasará , que este tiempo nos servirá para avanzar como sociedad y para valorar más nuestra libertad.

Sin embargo la incertidumbre que se palpa en el ambiente de calles vacías, negocios cerrados,  niños sin cole … nos hacen volver a la realidad y darnos cuenta de que son días complicados también para nuestra economía.

Las empresas y todos los ciudadanos siguen con sus obligaciones y más pronto que tarde llegará Hacienda con sus declaraciones periódicas a las que se deberá hacer frente. Tanto empresas como individuos tendrán que cumplir con la ley vigente . Por eso es más habitual que cada día más se recurra al servicio de una asesoría fiscal o se opte por aprender los entresijos de las finanzas con cursos de fiscalidad. Y aunque siempre nos acordamos del asesor cuando va a finalizar el año lo ideal es llevar una planificación fiscal durante todo el año.

 

5 funciones principales de una buena asesoría fiscal

Una buena asesoría fiscal ha de ayudar y orientar en temas tan importantes como inspecciones, altas y bajas de los trabajadores, presentación de impuestos, deducciones practicables o cálculo de cuotas.

Te puede interesar-> cursos de asesoría fiscal

Destacamos cinco funciones principales de debe cumplir:

1-. Proporcionar toda la información posible en las relaciones con la Administración Tributaria para velar por los derechos frente a la Hacienda Pública en caso de inspección tributaria o de tramitación de algún procedimiento tributario.

2-.Analizar la realidad jurídico-tributaria que se determine en cada momento para implantar las mejores soluciones en los plazos establecidos.

3-.Cumplimentar las liquidaciones tributarias en tiempo y forma estipuladas por la ley.

4-.Facilitar un análisis detallado de la normativa tributaria para obtener un mayor beneficio y poder evaluar en todo momento los riesgos tributarios.

5-.Realización de una planificación fiscal adecuada para permitir el pago de los impuestos en el momento más oportuno para la empresa o el contribuyente persona física.

 

Qué medidas fiscales, laborales y económicas se están implantando por el estado de alerta derivado del coronavirus

 

  • Aplazamiento de deudas tributarias, 6 meses de aplazamiento y los tres primeros sin intereses.
  • Aplazamiento de los requerimientos de hacienda y otros procedimientos procesales y administrativos.
  • Ampliación de validez de los certificados electrónicos, servirán aunque estén caducados.
  • No habrá retraso en los plazos de las autoliquidaciones de impuestos como IVA, Renta o Sociedades
  • Se impondrá el teletrabajo y habrá apoyo para que las empresas puedan hacer ERTES.
  • Los autónomos que deban parar su actividad tendrán prestación extraordinaria de cese de actividad.
  • Moratoria para pago de hipotecas de vivienda habitual
  • Linea de avales del Estado para empresas y autónomos hasta 100.000 millones de euros.
  • Se garantizarán los suministros básicos de luz, gas y agua

 

Aprovecha este momento de parón para  revisar números, cambiar estrategias, poner la atención en aquello que es importante y todo lo que haga falta para pasar estos días tan especiales de la mejor manera posible.

Y mientras no dejes de formarte porque si te interesa el tema fiscal, los cursos de contabilidad o los de nóminas, la administración de empresas o las auditorías , ahora más que nunca puedes realizar estos cursos en modalidad online y aprovechar mejor tu tiempo.

 

 

Autor: PAULA MARTIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *