La crisis de la Covid-19 ha creado un entorno difícil, crítico y plagado de cambios. El sistema laboral ha vivido grandes dificultades, y son muchas las empresas que han tenido que implementar nuevas medidas para continuar desempeñando su actividad. El teletrabajo ha sido una modalidad muy presente durante el confinamiento, y tiene pinta de que va a seguir teniendo importancia en el futuro.

Aunque el teletrabajo no es nada nuevo, para muchos trabajadores su práctica sí lo ha sido. La crisis de la Covid-19 ha supuesto una gran cantidad de cambios que no pensábamos que viviríamos en un periodo tan corto de tiempo. Todos hemos pasado meses confinados en nuestras casas, y millones de empleados se vieron en la necesidad de adoptar nuevas medidas de trabajo a petición de sus empresas.

Muchas compañías ya ofrecían la posibilidad de teletrabajar algunos días a la semana antes de esta crisis y, por supuesto, siempre han existido trabajadores (sobre todo freelance) que ya desarrollaban su empleo desde su vivienda. Pero el teletrabajo, en general, ha sido una novedad en muchísimos sectores que no estaban acostumbrados a esta modalidad, como el de la enseñanza.

¿El teletrabajo ha venido para quedarse? Solo el tiempo tiene la respuesta. Lo cierto es que muchas organizaciones en las que no se practicaba el teletrabajo se han dado cuenta de que esta práctica acarrea unos cuantos beneficios para sus trabajadores que quizá nunca se habían planteado. Si bien es cierto que siempre es necesaria cierta interacción en el mundo laboral, todo apunta a que, cuando finalice esta crisis, muchas empresas querrán mantener la opción del teletrabajo por lo menos algunos días a la semana.

Vamos a ver por qué.

TeletrabajoBeneficios del teletrabajo

  • Una mayor flexibilidad horaria: muchos trabajadores tienen la oportunidad de trabajar menos horas al finalizar su trabajo en menos tiempo y no verse obligados a permanecer en una oficina.
  • Conciliación de la vida personal: el teletrabajo permite que los empleados tengan más tiempo libre para el disfrute de su vida personal. Si bien es cierto que en esta época de crisis el tiempo libre se ha visto mermado, en situaciones normales esto resulta muy beneficioso.
  • Reducción de gastos por parte de las empresas: si no hay tantas personas en la oficina, los gastos de electricidad, agua, etc. se reducen.
  • Reducción de gastos del empleado: muchos trabajadores se ahorran comidas fuera, gastos en gasolina, en transporte público…
  • Mayor productividad: muchos empleados coinciden en que son más productivos en su hogar, sin distracciones entre empleados.
  • Se reduce la contaminación: si hay menos trabajadores que salgan a la calle para ir a sus empleos, lo lógico es que se den menos desplazamientos en vehículos y se reduzca la contaminación en las ciudades.

Desventajas del teletrabajo

Todo tiene sus luces y sus sombras. Está claro que el teletrabajo trae consigo beneficios muy atractivos, pero en la otra cara de la moneda, esta modalidad presenta algunas desventajas:

  • Más horas de trabajo: aunque muchos trabajadores consideran que en sus hogares son más productivos, también existen empleados que sienten que no desconectan de su trabajo y le dedican más horas de las necesarias.
  • Control de rendimiento: para las empresas es más complicado monitorizar el trabajo de los empleados en la distancia.
  • Acceso a las TIC: puede darse el caso de que no en todos los hogares se disponga de la misma tecnología. Lo habitual es que las empresas provean a sus trabajadores del material necesario para trabajar en casa, pero no siempre es así.

El teletrabajo, ¿sí o no?

Desde luego, la percepción positiva o negativa del teletrabajo dependerá de cada empleado. Son estos los que, en su gran mayoría, preferirían seguir practicándolo por lo menos un par de veces a la semana. Aunque es cierto que el teletrabajo es un privilegio que no todos los sectores pueden aplicar. La industria, el comercio, los servicios públicos: son muchísimos los empleados que no pueden valerse de la tecnología para desempeñar su actividad.

Parece probable que muchas empresas, en un futuro esperamos cercano, vayan a mantener la opción del teletrabajo cuando finalice la crisis que nos ha tocado vivir. Nos encontramos en un tiempo sin duda incierto, difícil, en el que el mundo laboral está teniendo problemas para salir a flote. El teletrabajo ha permitido que muchas empresas puedan continuar con su actividad, lo que sin duda supone un gran activo para la economía de nuestro país, que se ha visto gravemente afectada.

Que los trabajadores tengan la oportunidad de elegir el teletrabajo algunos días a la semana, de aquí en adelante, parece una ventaja a tener en cuenta. Las empresas tendrán que estudiar cómo les influye a corto y largo plazo e implementar un sistema regulado. Tendrán que permitir una mayor libertad a los empleados, asegurándose de que no disminuye la productividad, los beneficios o que no se ven lastrados los objetivos empresariales.

Ahora solo queda esperar: todo mejorará, y solo el tiempo dirá.

Compartir en:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>