La demanda de profesores supera la oferta y estos días nos levantábamos con una noticia interesante si tienes formación docente o quieres ser profesor. El máster en Profesorado de Secundaria (el nombre completo es “máster en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas") temporalmente no será necesario para trabajar en institutos.

 

A las puertas de una nueva crisis económica mundial, muchos se plantean ser profesores para conseguir estabilidad, incluso si su vida profesional nunca se ha acercado a ello antes. ¿Compensan las ventajas la formación para ser profesor, en ocasiones larga y con muchos competidores?

La demanda de profesores supera la oferta y estos días nos levantábamos con una noticia muy interesante si tienes formación docente o estás pensando en estudiar para ser profesor. El máster en Profesorado de Secundaria (el nombre completo es “máster en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas) no será necesario para trabajar en institutos.  Y es que es necesario ampliar márgenes para poder llevar a cabo la contratación de profesores necesaria para sacar adelante grupos con menor ratio y cumplir las normativas de prevención anti Covid-19.

De momento la medida es excepcional y viene motivada por las ratios y el retraso de las pruebas para funcionarios a 2021. Por supuesto  de nuevo por culpa de la pandemia.

Igualmente deja de ser necesario por ahora el CAP, el antiguo Certificado de Aptitud Pedagógica.

Esta medida afectará a los candidatos una vez que se acaben las listas de interinos y las de profesores demandantes de empleo que cumplan con todos los requisitos y posibilitará que se puedan contratar urgentemente a muchos profesores.

De todas formas, sí que necesitas el grado en educación o el resto de títulos que se requieran para cada área, claro, y siempre tendrás más oportunidades en cualquier CCAA cuanta más formación tengas.

Incluso con esto, va a ser difícil contratar a todos los profesores necesarios para cumplir con las medidas recomendadas desde las instancias sanitarias. Las autonomías prevén contratar a unos 30.000, mientras que los sindicatos cifran el número necesario para poder sacar todo el trabajo adelante en 40.000.

La primera limitación para los profesores este curso es la implantación del teletrabajo en muchos de los procesos. Casi todos coinciden en que es más complicado y hasta cansado físicamente educar a distancia, expresando ideas, preguntando dudas y generando un ambiente formativo óptimo sin las herramientas que sí tenemos en modalidad presencial, sobre todo con los más jóvenes.

Otra cosa que va a cambiar es la selectividad, seguramente reduciendo temarios, especializando más la prueba, para permitir que con los obstáculos a la formación que se están produciendo el alumno pueda ir realmente preparado en las materias que sí son fundamentales para su currículo.

También se implantarán, dicen el ministro de Sanidad, Salvador Illa y la ministra de Educación, Isabel Celaá, proyectos en casa para sustituir temporalmente algunas de las prácticas en centros de trabajo que antes eran necesarias en formación profesional.

Para poder incluir a alumnos afectados por la brecha tecnológica, se pondrán a disposición 500.000 ordenadores o tablets, pero es un número pequeño según los expertos teniendo en cuenta las necesidades reales.

¿Y la parte buena? Es muy importante: estabilidad, sueldo digno marcado por ley y, esperamos, un mayor prestigio del profesorado en los próximos años. Tras vivir confinados, sin muchas de las diversiones y las prioridades que suelen marcar nuestros días, muchos hemos entendido la importancia de aquello que no puede faltar. Lo siguiente después de la mera supervivencia, después de la salud, de la alimentación y la calefacción, es el acceso a la formación. No es solo materias, que también, es la socialización de los pequeños, la guía humana por parte de profesionales que preparan a las nuevas generaciones o que nos ayudan a reconvertirnos profesionalmente o a ganar puntos en nuestra carrera gracias a la información útil. La educación no es un entretenimiento ni un gasto, es una inversión y un derecho.

Ser profesor los siguientes años en España, apostamos por ello, será más respetado, aún más estable en relación al resto de ocupaciones, y ayudará al bienestar personal de los que se decidan. No solo de negocios vive el hombre, y la educación nos mejora e inspira a todos, alumnos y profesores.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>